Un cuento de magia y amor, por Stella Silvestre

Mi mamá está en la cocina, el aroma de comida es delicioso, no sé cómo lo hace, pero de cualquier cosa, consigue un manjar. Mis hermanos y yo no sabemos a qué jugar, ya se nos acabaron las ideas, mi papá se encuentra en su trabajo, es guardia de seguridad, siempre llega por las noches.

Estamos comiendo unas milanesas con puré, deliciosas y recuerdo que debo llevar un juguete a la clase de mañana.

—Mamá

—¿Que pasa mi cielo?

—Me he olvidado de decirte, la señorita Mónica, nos ha pedido que mañana, llevemos nuestro juguete preferido y bueno —agacho la mirada, ella sabe que las últimas papas, con la que jugamos, están podridas, en mi casa no hay mucha plata, así que mi mamá, nos fabrica juguetes, de un árbol de chus- chus, pero no duran más de una semana, primero se ponen negras, después se llenan de manchas blancas, pierden su dureza y el olor que les sale es insoportable, nós da pena tirarlos, pero lo bueno de eso, es que siempre podemos tener personajes nuevos, ella es una genia del arte.

—Bueno mi cielo, después de comer, tus hermanos y yo te fabricaremos un juguete nuevo, que dure más de una semana.

Sonrió satisfecho y me como todo el plato de comida, acompañado por un delicioso jugo de tomates, zanahorias y naranja que hace mi mamá, son increíbles y me llenan el corazón.

Estamos yo y mis 3 hermanos en la mesa, ya hemos recogido los platos del almuerzo, y estamos esperando a mi mamá.

—Buenos mis amores, he traído material, para fabricar el nuevo juguete de Nani.

—Mamá, pero yo también quiero un juguete —dice Laru, mi hermana del medio.

—Claro que si amor, por eso estamos aquí los 5, yo voy a enseñarles a hacer un muñequito de cartón, y todos van a tener uno.

—Bravo, decimos todos, sonreímos y aplaudimos.

—De esta maravillosa caja de cartón —dice mi madre— haremos el cuerpo, primero lo dibujaremos con un lápiz, la cabeza la haré con un círculo, y el cuerpo lo dibujaré, según la vestimenta que quiera ponerle.

Todos agarramos un pedazo de cartón, y nos ponemos a dibujar nuestros muñecos.

Mientras mi mamá, nos va supervisando.

—¿Ya todos tienen sus muñecos?

—Si, respondemos a coro, con muchas carcajadas.

—Que bien mis amores, ahora con estas revistas, vamos a fabricarles la ropa, pero ojo, acá solo haremos los moldes, recuerden medir la ropa en sus muñecos, para que podamos vestirlos.

Nos reparte dos hojas de revistas a cada uno y comenzamos a dibujar la ropa, Laru la del medio, es muy buena inventando prendas, a ella le gusta mucho la moda, a Elisa la mayor le gusta mucho el brillo y mi hermano Nelson es muy buen dibujante, así que todo le está quedando maravilloso, yo soy la más chica y las manualidades me cuestan un poco, por eso mi mamá, me ayuda un poco más.

—Una vez que tenemos, los moldes, vamos a pasarlos a estas telas, que conseguimos de las remeras, que ya no le entran a Nani, que también han sido de Nelson, Laru, Elisa y ahora de sus muñecos.

Todos asentimos y miramos atentamente lo que hace mamá…

De repente, la alarma suena, mamá viene a levantarnos, y mágicamente estoy en mi cama dormida.

—Mamá, me he quedado dormida, no he terminado mi muñeco.

—Cielito, buenos días, no te preocupes mamá lo ha terminado por ti.

Salgo corriendo rápido de la cama, hasta la mesa y ahí lo veo, mi madre le ha agregado pelo, lo ha pintado y le ha hecho mucha ropa, además de un auto de cartón.

—Mamá —le gritó muy emocionada— es hermoso, gracias, me ha encantado, ¡Te amo!

Estamos en el colegio, todos han traído sus juguetes, el último juego de playstation, autos con pistas, aviones a control remoto, muñecas que hablan y al fin mi turno ha llegado.

—Buenos días —digo un poco temeroso y me tiemblan las palabras— este es mi muñeco, se llama Pastelitos, por qué le encantan los pasteles al igual que a mí, la clase esta callada, puedo sentir la incomodidad a mi alrededor, y tengo toda esta ropa para cambiarlo —sonrió y levanto al muñeco para que todos puedan verlo.

—¿Dónde dices que lo has comprado? —pregunta Noah, el niño rico de curso.

—Mi mamá, mis hermanos y yo lo hemos hecho —le respondo con mucho orgullo.

—Es fantástico —dice con mucho amor, la señorita Mónica.

Y todos se largan a aplaudir.

Todos hemos presentado, nuestros juguetes y estamos jugando, aprovecho para ir al baño y llevo a mi muñeco.

—Me ha gustado, mucho Pastelito —dice Noah— ¿podrías prestármelo?

—Claro —respondo sorprendido, ya que nunca antes él me había hablado.

Cuando Pastelito está en su mano, Noah abre la canilla y me dice:

—Me preguntó que le pasará, si le doy un baño dice e intenta meterlo bajo la canilla.

—Por favor, no lo hagas, no por favor —le digo con lágrimas en mis ojos, intentando recuperar a mi muñeco.

—Lo hago por tu bien, entiende que este no es un muñeco, es basura reciclada y …

Antes de que termine su frase, pega un grito y dice, tu muñeco me ha mordido ¡Ay!

Pastelito sale corriendo y trepa hacia a mi, Noah, sale corriendo del baño, gritando: ¡Pastelito me ha mordido! señorita ese muñeco me ha mordido, ¡Es mágico!

Mientras yo sigo en el baño, y todavía no lo puedo creer, Pastelito estás vivo, eres mágico.

—Conservemos el secreto amigo, y recuerda que siempre estaré aquí para ti —me dice Pastelito, su tono de voz es chistoso y me guiña un ojo.

Salgo con mucha felicidad del baño y Pastelito vuelve a ser de cartón.

La señorita Mónica, le hace pedirme disculpas a Noah en frente de mis compañeros.

—Y recuerden niños, las mentiras tienen patas cortas dice.

El timbre suena y todos salimos para irnos a casa, cuando salgo del curso, afuera están todos mis compañeros.

—Nos hemos enterado de la magia de tu muñeco, yo quiero uno, —dice Macarena.

—Yo igual Roberto, y yo, y yo, y yo —dicen todos.

Me largo a sonreír, me despido de mis amigos y voy directo a abrazar a mi mamá, que me espera en la puerta.

—Mamá, Pastelito es mágico —le digo al oído susurrando.

—Todo lo que se hace con amor hijo mío, lo es —me responde mirándome a los ojos, con su tono dulce, me da un beso en la frente caminamos hacia casa.

¿Les ha gustado mi cuento?

Que tengan un hermoso día.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *